Noticia

Mormones celebraron el mes de la Independencia

Cientos de miembros celebraron la fecha como lo indica la tradición costarricense

Poco antes de iniciar las reuniones oficiales de la Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días en la capilla de Pavas, en San José, los miembros locales de la congregación se pusieron de pie y entonaron con respeto y alegría las notas del himno nacional de Costa Rica. Una escena similar se vivió ese domingo 14 de setiembre en otras instalaciones de la iglesia, pues los miembros se unieron decididamente a las celebraciones de la independencia del país.

La demostración de patriotismo se vivió  de acuerdo con la tradición costarricense: los feligreses mormones también se volcaron a las calles para participar de los desfiles de faroles y de bandas, decoraron sus casas con los colores patrios e incluso, en algunas congregaciones, se habló de la importancia de vivir en paz y de tener la libertad de adorar a Dios y seguir las enseñanzas de Jesucristo.

La fiesta tocó, por ejemplo, a Adán Alvarado, un miembro de la Iglesia que acompañó a sus hijos en los desfiles que se realizaron en Desamparados; a Andrés Arguedas, el pequeño que participó activamente en las celebraciones que tuvieron lugar en su escuela, en Tibás, o a Vilma Jiménez, que decidió celebrar la fecha preparando comida típica para su familia el lunes 15 de setiembre.

¿Por qué razón los miembros celebran la fecha como una fiesta? Existen varias razones. Una de ellas es que la Iglesia, como lo establece uno de sus Artículos de Fe (trece declaraciones que resumen sus creencias fundamentales), enseña que los miembros “creemos en estar sujetos a los reyes, presidentes, gobernantes y magistrados; en obedecer, honrar y sostener la ley”.

Adicionalmente, como lo explica Jonathan Gaitán, obispo de Tibás, la celebración de la independencia es una excelente oportunidad para reforzar valores que los miembros tienen muy arraigados como el respeto a los demás, el civismo, la convivencia pacífica, el cultivo de sanas tradiciones y la hermandad. “Jesucristo nos enseñó que somos libres para escoger la libertad y la vida eterna. Los hombres y las mujeres reciben el albedrío como un don de Dios, pero la libertad y, a su vez, la felicidad eternas provienen de la obediencia a Sus leyes”.

Nota sobre la Guía de Estilo:Al publicar noticias o reportajes sobre La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días, tenga a bien utilizar el nombre completo de la Iglesia la primera vez que la mencione. Para más información sobre el uso del nombre de la Iglesia, visite nuestraGuía de estilo.