Comunicado de Prensa

Miles de manos mormonas ayudan por toda Costa Rica

Cientos de miembros de la Iglesia en Costa Rica participaron de un día nacional de servicio que incluyó siembra de árboles, pintura y limpieza de edificios públicos, recolección de alimentos y reparación de viviendas. La actividad, que se desarrolló el sábado 28 de abril, se efectuó en forma simultánea en todo el país, participaron también voluntarios de otras congregaciones religiosas.

En total, 1,296 miembros de la Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días y 209 de sus amigos donaron 8,154 horas de servicio en 49 proyectos comunitarios que incluyeron actividades tan diversas como la reparación de escritorios en escuelas y colegios, el embellecimiento de parques infantiles y de áreas públicas como calles y aceras, visitas a hogares de adultos mayores y albergues de niños.

Armados con rastrillos, palas, brochas, rodillos, escobas y otras herramientas, y vestidos con los chalecos de “Manos mormonas que ayudan”, los miembros pusieron todo su empeño en realizar actividades que tuvieran un impacto a nivel comunitario (como el trabajo en las escuelas) y también bendijeran la vida de las personas individualmente. Por ejemplo, varios proyectos consistieron en reparación de viviendas.


Además de herramientas, los voluntarios contaron con mucho entusiasmo y deseos de servir.  El programa “Manos mormonas que ayudan” está constituido por miembros que procuran hacer una diferencia en sus barrios mediante el embellecimiento de sus comunidades y el fortalecimiento de los lazos de amistad con sus vecinos.

Los santos de los últimos días fortalecieron su fe y testimonio al servir a otros: “me siento muy agradecida por esta hermosa oportunidad de servir. El servicio es amor y el amor puede cambiar corazones y trae mucho gozo”, dijo Carolina Solórzano, del barrio San Miguel y quien participó de las labores de limpieza de la escuela de La Carpio.

Los 209 amigos y vecinos de otras religiones que participaron de la actividad se impresionaron por esa contagiosa actitud de los santos de los últimos días y expresaron su deseo de participar en otras actividades en el futuro, pero más impresionados estaban los beneficiarios. “La iglesia demostró ser muy organizada y sus miembros hicieron más de lo que se les pidió. Estamos muy agradecidos de que hayan venido”, comentó Georgina Loaiza, maestra de la sección 6-6 de la escuela Estados Unidos, en San Joaquín de Flores, donde los miembros trabajaron tanto en las aulas como en los pasillos y zonas verdes.

En algunos lugares, como Tibás, el servicio de los miembros se extendió por más de siete horas continuas. “Cortamos el césped, pintamos las sillas del auditorio, los portones y soldamos un total de 95 sillas metálicas en la escuela Anselmo Llorente”, expresó el obispo Jonathan Gaitán.

Nota sobre la Guía de Estilo:Al publicar noticias o reportajes sobre La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días, tenga a bien utilizar el nombre completo de la Iglesia la primera vez que la mencione. Para más información sobre el uso del nombre de la Iglesia, visite nuestraGuía de estilo.