Mormon Newsroom
Nota de prensa

¿Cómo ser más felices o cuál es el regalo perfecto para cualquier ocasión? Líderes dan las respuestas en Devocional Navideño

Durante el devocional anual de Navidad de la Primera Presidencia, cuatro líderes de la Iglesia dan las claves para llevar una vida más feliz y en familia

¿Cuál es la clave para desbloquear la paz mundial? La justicia personal arraigada en el Príncipe de Paz, Jesucristo ¿Cómo podemos comportarnos más como ángeles? Lleven las buenas nuevas de Jesucristo a las personas que viven aisladas ¿Qué podemos hacer para experimentar la alegría? Abracen la simplicidad, el servicio y la quietud ¿Cuál es el regalo perfecto para regalar en cualquier estación del año? Una vida modelada en el camino de Jesucristo.

Estos fueron los mensajes compartidos este domingo 8 de diciembre por cuatro líderes de La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días durante el devocional anual de Navidad de la Primera Presidencia realizado en el Centro de Conferencias en Salt Lake City.

 El presidente Dallin H. Oaks, consejero de la Primera Presidencia, recordó a los Santos de los Últimos Días en todo el mundo que uno de los títulos de Jesús en las Escrituras es el "Príncipe de la paz" (Isaías 9: 6), cuyas enseñanzas son el "evangelio de la paz" (Efesios 6:15). Y recordó a los santos reunidos la forma simple de obtener tal paz.

"El Salvador y sus apóstoles no tenían un programa para la paz mundial que no fuera la justicia individual", dijo el presidente Oaks, de 87 años, exjuez de la Corte Suprema de Utah. “No se opusieron al gobierno de Roma ni al régimen de sus tiranos locales. Predicaron la justicia individual y enseñaron que los hijos de Dios deben amar a sus enemigos (ver Mateo 5:44) y 'vivir en paz con todos los hombres' (Romanos 12:18). La guerra y el conflicto son el resultado de la maldad; La paz es producto de la justicia. Las bendiciones del evangelio son universales, y también lo es la fórmula para la paz: guardar los mandamientos de Dios. No podemos tener paz entre las naciones sin lograr la justicia general entre las personas que las componen”.

                           

El élder Ulisses Soares, originario de Brasil y quien sirve en su segundo año como uno de los doce apóstoles de la Iglesia, habló sobre cómo fue el primer invierno que su familia pasó en Utah en 2003 y cómo eso le enseñó el valor del servicio tan característico de Cristo. Ese invierno, el élder Soares se resbaló en hielo y se rompió una muñeca, lo que requirió cirugía y varios meses en yeso. Su esposa tenía una infección de doble oído y estuvo casi sorda durante dos meses. Y su hijo de 16 años (uno de tres) se lesionó la espalda en trineo. Esta familia, acostumbrada a las palmeras y las playas de arena, estaba en una situación desesperada después de una fuerte tormenta de nieve.

Afortunadamente, dijo el élder Soares, un vecino ayudó a limpiar su nieve y otro lo llevó al trabajo porque no podía conducir con el yeso en la mano. Comparó a esos "hermanos angelicales" con los ángeles que visitaron a los pastores aislados de Judea para proclamar el nacimiento de Jesucristo.

"A medida que nos acercamos a Navidad, me pregunto si podríamos llegar a ser más como el anfitrión angelical visitando pastores modernos para brindar las buenas nuevas de Cristo, paz y consuelo", dijo el élder Soares. “Y me pregunto si podemos llegar a ser más como los pastores respondiendo al llamado de visitar y ministrar a los modernos Joses y Marías en nuestros vecindarios y comunidades para brindarles la seguridad de que Dios los ama y los está cuidando”. Entonces, el élder Soares dijo: "La Navidad no será solo un día o una temporada, sino que será una condición de corazón y mente, y la alegría y el amor que se sienten en Navidad siempre estarán cerca".

                      

El Élder Patrick Kearon, de la Presidencia de los Setenta, que se unió a la Iglesia en la víspera de Navidad de 1987, alentó a los agobiados por el ajetreo y las presiones de la temporada, a abrazar la simplicidad y el servicio.

"Hagamos más de lo que importa y mucho menos de lo que no", dijo el nativo de Inglaterra. “Procuremos hacer las obras de Jesús de Nazaret: levantar el dolor, sanar a los quebrantados de corazón, visitar a los prisioneros, alimentar a los hambrientos, vestir a los desnudos y dar voz a los que no tienen voz, los marginados, los olvidados y los despreciados".

Y para aquellos que pasan por pruebas profundas esta Navidad, el élder Kearon prescribió la quietud y la oración como claves para una alegría duradera.

"Creen que hay un regalo particular en esta temporada para ustedes", dijo. “Busquen momentos tranquilos y solitarios en los que puedan reflexionar, rezar y sentir la misericordia de aquel cuyo nacimiento hace posible cualquier alegría en cualquier vida. Tómense el tiempo para estar quietos, respirar, maravillarse. Buscar. Concéntrense en su gran don: el conocimiento de quién es realmente y la comprensión de que las pruebas aquí son fugaces y que la alegría aquí es solo el comienzo de la alegría por venir".

La paz de la que habló el presidente Oaks, el servicio descrito por el élder Soares, la sencillez y la tranquilidad alentada por el élder Kearon, todo esto se resume en la descripción de la hermana Joy D. Jones de Jesucristo como el "regalo perfecto".

                  

En su discurso de ocho minutos para comenzar el devocional, la presidenta General de la Primaria de la Iglesia ilustró la perfección del don de Cristo a través del ejemplo de sus padres de dar sin fin a ella, a sus hermanos y a otros durante una Navidad en su juventud.

                

"En mi vida, mis padres fueron para mí un regalo que nunca dejó de dar", dijo. De una manera mucho más completa y eternamente significativa, señaló, Jesucristo es el "regalo que nunca deja de dar. Que todos tengamos esa verdad en nuestros corazones esta Navidad y para siempre”.

El programa estuvo completo con el Coro del Tabernáculo en la Manzana del Templo que interpretó cinco hermosos números navideños.

Nota sobre la Guía de Estilo:Al publicar noticias o reportajes sobre La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días, tenga a bien utilizar el nombre completo de la Iglesia la primera vez que la mencione. Para más información sobre el uso del nombre de la Iglesia, visite nuestraGuía de estilo.