Atesorando toda la verdad

Atesorando toda la verdad

Comentario

"¿Qué es la verdad?" [1]

La pregunta de Pilato a Jesús antes de la muerte de este último nunca pierde relevancia. Aunque no todos estamos de acuerdo sobre qué es la verdad o dónde encontrarla, la búsqueda no se puede evitar.

       

Hoy la verdad parece haber caído en tiempos difíciles. Vivimos en lo que muchos llaman una “edad posterior a la verdad”. El Diccionario Oxford seleccionó esto como su palabra del año 2016, definida como circunstancias en las que “los hechos objetivos influyen menos en la opinión pública que las emociones y las creencias personales”. [2] Las interminables vueltas de memes, opiniones y calumnias propagan la desconfianza a través de las redes sociales y requieren más esfuerzo para discernir los hechos de la ficción. Las personas buscan respuestas que solo confirman sus prejuicios existentes. Los partidarios del combate ideológico persiguen la victoria sobre la verdad.

A pesar de esta confusión, la verdad de las cosas no es algo que tengamos que ignorar. Aristóteles tenía razón: “Todos los hombres desean por naturaleza conocer”. [3] Pero si no hubiera verdad, no habría nada que saber. Nuestras facultades de razonamiento girarían para siempre. Debe haber una base sólida.

Por supuesto, nuestro mundo está lleno de individuos diversos. Los reclamos de verdad cambian y seguirán divergiendo, pero no es necesario que choquen violentamente. El fundador de La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos DíasJosé Smith, aspiró a una mejor manera: “Si considero que el género humano está en error, ¿lo he de oprimir? No; procuraré elevarlo, y lo haré según su propia manera de pensar si no puedo persuadirlo a creer que mi manera es mejor; y no trataré de obligar a ningún hombre a creer como yo”. [4]

La visión mormona de la verdad se basa en la vida y las enseñanzas de Jesucristo, pero eso no significa que la verdad esté limitada a la experiencia mormona. Como dijo el élder D. Todd Christofferson, del Cuórum de los Doce Apóstoles, el segundo cuerpo presidente en el gobierno de la Iglesia, “la verdad se esparce liberalmente por todo el mundo”. [5] Y fue José Smith quien nos animó a “obtener todo lo bueno del mundo” [6] y a “recibir la verdad de donde venga”. [7] La ​​verdad tiene muchos aspectos: espiritual, físico, filosófico e histórico, y al final todos se unen en un gran todo.

     

El presidente Hugh B. Brown, en aquel entonces miembro de la Primera Presidencia de la Iglesia, dijo en 1969 que incluso con las muchas verdades importantes y únicas de la Iglesia, “hay una parte incomprensiblemente mayor de la verdad que aún debemos descubrir. La verdad revelada que poseemos debería hacernos entender lo poco que sabemos realmente. Nunca debería conducir a la arrogancia emocional basada en la falsa suposición de que de alguna manera tenemos todas las respuestas y el monopolio de la verdad, porque no lo tenemos”. [8]

De hecho, como lo enseña una escritura mormona, Dios “aún revelará muchos grandes e importantes asuntos”. [9]

El enfoque mormón de la verdad confía en las verdades inmutables del evangelio al tiempo que reconoce las muchas incógnitas. La Autoridad General mormona B. H. Roberts (1857-1933) enseñó que esta Iglesia fue establecida “para la instrucción de los hombres”, y Dios “no se limita a esa institución para tales propósitos, ni en el tiempo ni en el lugar”. [10]

En ese espíritu, la Primera Presidencia de la Iglesia hizo la siguiente declaración en 1978: “Los grandes líderes religiosos del mundo como Mahoma, Confucio y los reformadores, así como los filósofos, incluidos Sócrates, Platón y otros, recibieron una porción de la luz de Dios. Dios les dio verdades morales para iluminar naciones enteras y para llevar un mayor nivel de comprensión a los individuos”. [11]

Según Roberts, “Dios levanta hombres sabios y profetas aquí y allá entre todos los hijos de hombres, de su propia lengua y nacionalidad, hablándoles a través de medios que puedan comprender”. Por lo tanto, continúa, “donde Dios encuentra un alma suficientemente iluminada y pura; uno con quien su espíritu puede comunicarse, él hace de él un maestro de hombres”. [12]

Debido a que la verdad está dispersa entre todas las naciones y pueblos, los mormones creen en aprender “de los mejores libros” [13] de las cosas que “han sido, que son y que pronto han de acontecer; cosas que existen en el país, cosas que existen en el extranjero; las guerras y perplejidades de las naciones, ... y también el conocimiento de los países y de los reinos”. [14] Tal conocimiento ayuda a los Santos de los Últimos Días a ser no solo mejores ciudadanos y vecinos, sino también mejores miembros de la Iglesia.

Una visión más amplia de la verdad puede traer más profundidad, claridad y amor a nuestras vidas y volvernos más dispuestos a escuchar, más capaces de comprender y más inclinados a construir en lugar de destruir.

_______________________________

[3] Aristotle, Metaphysics, Book One, Part One, 1.

[4] José Smith, discurso, 9 de julio de 1943, en Nauvoo, Illinois según lo informado por Willard Richards, en Andrew H. Hedges, Alex D. Smith, y Brent M. Rogers, eds., Journals, Volumen 3: 1843-1844, vol. 3 de la serie Journals of The Joseph Smith Papers (2015), 56.

[5] D. Todd Christofferson, “Reflections on Watergate: Integrity and Public Service,” mormonnewsroom.org/article/transcript-elder-d-todd-christofferson-university-oxford.

[6] Joseph Smith discurso, 23 de julio de 1843, en Journals, Volume 3: 1843–1844, 66.

[7] Joseph Smith discurso, 9 de julio de 1843, en Journals, Volume 3: 1843–1844, 55.

[8] Hugh B. Brown, An Eternal Quest—Freedom of the Mind, BYU Speeches of the Year (May 13, 1969), 12.

[9] Artículos de Fe 1:9.

[10] “Revelation and Inspiration,” Defense of the Faith and the Saints, vol. 1 (1907), 512–13.

[11] Declaración de la Primera Presidencia, 15 de febrero de 1978.

[12] “Revelation and Inspiration,” Defense of the Faith and the Saints, vol. 1 (1907), 512–13.

[13] Doctrina y Convenios 88:118.

[14] Doctrina y convenios 88:79.

Nota sobre la Guía de Estilo:Al publicar noticias o reportajes sobre La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días, tenga a bien utilizar el nombre completo de la Iglesia la primera vez que la mencione. Para más información sobre el uso del nombre de la Iglesia, visite nuestraGuía de estilo.