Amor Genuino

Amor Genuino

Comentario
 

Cuando me bauticé en La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días lo hice a la edad de 18 años, una joven nueva en la Iglesia, con padres no miembros de ella. Pero al unirme a la Iglesia, los amigos (Instituto) de la Iglesia, los cuidados, el amor genuino y hermandad de la organización de la Sociedad de Socorro me ayudaron a mantenerme firme en la fe de mi Salvador.

En ese entonces recuerdo esas reuniones de Economía Doméstica y Superación Personal, hoy llamadas Reuniones Adicionales de la Sociedad de Socorro, aprendí a cocinar, a servir y a sentir el amor del Salvador en cada una de las hermanas que se preocupaba por mi persona.

Pasaron los años y veo en retrospectiva lo bendecida que ha sido mi vida y la de mi familia a través de la Sociedad de Socorro y el evangelio de Jesucristo, el seguir experimentando el amor genuino y la hermandad de las hermanas. Amo el programa de Maestras Visitantes. El tener compañeras fieles de las cuales aprendí bien, el sentir gozo cada vez que visito un hogar, es más que bendecir sus vidas y como poder ayudarlas a progresar en lo temporal así como en lo espiritual. Considero el oficio de Maestras Visitantes como un oficio elevado y sagrado.

Durante todos estos años, así como he sentido el amor del Salvador, también he recibido sus muestras de cariño de parte de las hermanas tales como: muchas tarjetas, mermeladas, pinturas y otros presentes. Recuerdo muy bien una hermana que cada vez que la visitábamos siempre nos recibía con un delicioso desayuno.

Nosotras somos las manos del Señor aquí sobre la tierra con el mandato divino de prestar servicio y edificar a sus hijas.

El cuenta con cada una de nosotras.

Licely Fernández

Bo. Villa Hermosa

Estaca Alajuela, Costa Rica

Nota sobre la Guía de Estilo:Al publicar noticias o reportajes sobre La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días, tenga a bien utilizar el nombre completo de la Iglesia la primera vez que la mencione. Para más información sobre el uso del nombre de la Iglesia, visite nuestraGuía de estilo.