Noticia

175 años de la Sociedad de Socorro

Ha crecido hasta tener aproximadamente seis millones de miembros en más de 170 países y territorios

 

El jueves 17 de marzo de 1842, junto a Willard Richards y John Taylor, José Smith, presidente de La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días, se reunió con 20 mujeres en la sala de reuniones del segundo piso de la tienda de ladrillos rojos en Nauvoo, Illinois, EEUU, para organizar la Sociedad de Socorro.

Desde ese humilde comienzo, la Sociedad de Socorro, una de las organizaciones femeninas más antiguas y más grandes del mundo, ha crecido hasta tener aproximadamente seis millones de miembros en más de 170 países y territorios.

Desde los primeros días de la Sociedad de Socorro, las mujeres de la Iglesia han sido una tremenda fuerza para el bien. En una reunión celebrada una semana después de que se organizara la Sociedad de Socorro, Lucy Mack Smith, la madre del Profeta José Smith, dio a las hermanas un consejo que hoy se extiende a millones de mujeres en la Iglesia: “Debemos cuidarnos unas a otras, consolarnos unas a otras, y obtener instrucción, para que nos sentemos juntas en el cielo”.

El propósito de la Sociedad de Socorro sigue siendo preparar a las mujeres para las bendiciones de la vida eterna al:

  • aumentar la fe en el Padre Celestial y en Jesucristo y Su expiación;
  • fortalecer a las personas, las familias y los hogares mediante las ordenanzas y los convenios y
  • trabajar en unidad para ayudar a los necesitados.

“Una de las responsabilidades más grandes de las hermanas de la Sociedad de Socorro es cuidarse las unas a las otras y enseñarles el Evangelio y enseñarles cómo ser autosuficientes”, dijo Lesbia de Juárez, presidenta de la Sociedad de Socorro del barrio La Esperanza de la Ciudad de Guatemala. “Ha sido una gran bendición para mí porque he aprendido cómo desarrollar mis talentos y compartirlos con las demás hermanas”.

“La Sociedad de Socorro me ha ayudado a comprender cuál es mi propósito como hija de Dios y cuáles son mis cualidades divinas y cómo puedo seguir el ejemplo de mi Salvador, Jesucristo”, dijo Paola de Carrera del barrio Esperanza.

José Smith enseñó que la Sociedad de Socorro “no existe solo para socorrer al pobre sino también para salvar almas”. La parte principal de la obra de la Sociedad de Socorro en la actualidad consiste en “velar por el bienestar espiritual y la salvación… de todas las mujeres miembros de la Iglesia” (Enseñanzas de los Presidentes de la Iglesia: Joseph F. Smith, 1998, pág. 199).

El presidente Henry B. Eyring, Primer Consejero de la Primera Presidencia de la Iglesia, el máximo cuerpo gobernante de la Iglesia, dijo: “La sociedad [de Socorro] está compuesta por mujeres cuyos sentimientos de caridad provienen de un corazón cambiado que reúne las condiciones necesarias para hacer convenios que se reciben y se cumplen solo en la verdadera Iglesia del Señor. Sus sentimientos de caridad proceden de Él mediante Su expiación. Sus actos de caridad son guiados por el ejemplo del Señor – motivados por el agradecimiento que surge ante Su infinito don de la misericordia – así como por el Espíritu Santo, que Él envía para acompañar a Sus siervos en sus misiones de misericordia” (Hijas en Mi Reino 2011, pág 192).

Fuente: Sala de Prensa Mormona Guatemala

Nota sobre la Guía de Estilo:Al publicar noticias o reportajes sobre La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días, tenga a bien utilizar el nombre completo de la Iglesia la primera vez que la mencione. Para más información sobre el uso del nombre de la Iglesia, visite nuestraGuía de estilo.

Descargar fotos »