Ediciones disponiblesCerrar ventana
« Sala de prensa global
Cerrar ventana
Tema

Santa Cena

La Santa Cena es la solemne bendición del pan y el agua y su repartición a los miembros de La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días en representación del cuerpo y la sangre de Cristo, usualmente durante el servicio de adoración dominical. Es el equivalente a la comunión de muchas otras iglesias cristianas.

La noche antes de Su crucifixión, Jesucristo se reunió con Sus Apóstoles e instituyó la Santa Cena (véase Lucas 22:19–20). Después de Su resurrección, Él instituyó la Santa Cena entre los Nefitas (véase El Libro de Mormón, 3 Nefi 18:1–11). En la actualidad, la Santa Cena es una ordenanza en la que los miembros de la Iglesia participan del pan y del agua en memoria del sacrificio expiatorio de Jesucristo. Esta ordenanza es una parte esencial de la adoración y del progreso espiritual. Por medio de ella, los miembros de la Iglesia renuevan los convenios que hicieron con Dios al bautizarse.

Cuando instituyó la Santa Cena, Jesucristo dijo: “Esto es mi cuerpo, que por vosotros es dado; haced esto en memoria de mí. . . . Esta copa es el nuevo convenio en mi sangre, que por vosotros se derrama” (Lucas 22:19–20). La Santa Cena ofrece a los miembros de la Iglesia la oportunidad de meditar y recordar con gratitud la vida, el ministerio y la expiación del Hijo de Dios. El pan partido es un recordatorio de Su cuerpo y Su sufrimiento físico, en particular Su sufrimiento en la cruz. Es también un recordatorio de que por medio de Su misericordia y gracia, todas las personas resucitarán y tendrán la oportunidad de vivir eternamente con Dios.

El agua es un recordatorio de que el Salvador derramó Su sangre debido a un intenso sufrimiento y angustia espirituales que comenzaron en el Jardín de Getsemaní y concluyeron en la cruz. En el jardín, Él dijo: “Mi alma está muy triste, hasta la muerte” (Mateo 26:38). Al someterse a la voluntad del Padre, Él sufrió más de lo que nos es posible comprender: “La sangre le [brotó] de cada poro, tan grande [fue] su angustia por la iniquidad y abominaciones de su pueblo” (Mosíah 3:7). Él sufrió por los pecados, los pesares y los dolores de todas las personas, para hacer posible la remisión de los pecados de los que se arrepientan y vivan el Evangelio (El Libro de Mormón 2 Nefi 9:21–23). Por medio del derramamiento de Su sangre, Jesucristo salvó a toda la gente de lo que las Escrituras llaman la “transgresión original” de Adán (La Perla de Gran Precio, Moisés 6:54).

El participar de la Santa Cena es un testimonio ante Dios de que el recuerdo de Su Hijo se extenderá más allá del corto tiempo que dura esa sagrada ordenanza. El prometer recordarle siempre y testificar estar dispuesto a tomar sobre uno mismo el nombre de Jesucristo y guardar Sus mandamientos forman parte de esta ordenanza. Al participar de la Santa Cena y hacer estos compromisos, los miembros de la Iglesia renuevan los convenios que hicieron al bautizarse (véase El Libro de Mormón, Mosíah 18:8–10; Doctrina y Convenios 20:37). 

A cambio, el Señor renueva la promesa de redimir los pecados y permitir que los miembros de la Iglesia “siempre puedan tener su Espíritu consigo“(Doctrina y Convenios 20:77). La compañía constante del Espíritu es uno de los mayores dones de la vida terrenal. 

 

 

Nota sobre la Guía de Estilo: Al publicar noticias o reportajes sobre La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días, tenga a bien utilizar el nombre completo de la Iglesia la primera vez que la mencione. Para más información sobre el uso del nombre de la Iglesia, visite nuestra Guía de Estilo en línea.

Temas relacionados

Jesucristo

Jesucristo

Jesucristo ocupa un lugar central en La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días, la cual lleva Su nombre. Los miembros de la Iglesia creen que Jesús es el Hijo de Dios, el Hijo Unigénito en la carne.

Leer más »
Bautismo

Bautismo

El bautismo en La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días requiere la total sumersión en el agua efectuada por una persona que posea la autoridad del sacerdocio para bautizar. Es el medio por el cual las personas se unen a la Iglesia. Las personas que se bautizan en la Iglesia quedan limpias de sus pecados anteriores y se les coloca bajo convenio de vivir los principios del Evangelio.

Leer más »
Familia

Familia

El concepto de una familia unida que vive y progresa eternamente yace en el centro mismo de la doctrina de los Santos de los Últimos Días con amor, la confianza, la lealtad, la cooperación y servicio.

Leer más »
Restauración

Restauración

Restablecimiento en los últimos días de la antigua iglesia y del evangelio original de Jesucristo, tal como Dios lo reveló por medio de José Smith y los profetas que le sucedieron como presidentes de la Iglesia. Se emplea la expresión “Evangelio restaurado”...

Leer más »
Más temas ►